domingo, 7 de febrero de 2010



MARTES DE CARNAVAL

Usāma Muhammad Awad bin Lāden, tras enterarse de lo que se enteró, recorrió cincuenta veces el túnel reglamentario con un cabreo de tres pares, las bombas que adornaban su chilaba tintineaban a cada uno de sus enérgicos pasos, mientras que su lugarteniente, Alí Más Mamún, se reía hacia adentro como sólo saben hacerlo los Mamunes de toda la vida: su jefe había pasado en “na” de ser un lobo estepario a abuela de caperucita por obra y gracia de la CIA&cia.
A él, que había dedicado la mitad de su vida a minar geografías y que había conseguido internacionalizar por fin su franquicia “Binladen, demoliciones en general”, los becarios de la inteligencia norteamericana lo habían convertido de la noche a la mañana en un probo diputado español con cara de buena gente. “Ansualá wan sualá”, dijo mirando hacia los cielos humeantes de Kabul y al rato de nuevo: “Ansualá wan sualá”, castiza expresión afgana que siempre debe repetirse dos veces en los momentos álgidos del cabreo matutino y que, como todo el mundo sabe, quiere decir:”Me vi cagá en los mengues de Bush padre, Bush hijo y Bush espíritusanto y en er carnavá de Cai, amén”.
A mi lo de Bush no me extrañó, la verdad, para qué vamos a decir otra cosa, pero lo del Carnaval de Cádiz, pues sí. Tras múltiples pesquisas, tipo CSI Miami, todas las pistas me llevaban hacia “los juancojone”, que, como todo el mundo debería saber, representan a los que no dan un palo al agua, como er Binladen por ejemplo. Preguntéles si sabían algo de la careta esa de la CIA, si sabían con qué diputado habían confundido a Bin Zambombá Malikúm y si tenía algo que ver en todo esto Belén Esteban. Para evitar esfuerzos no contestaron, sólo uno que era nuevo en la chirigota, dijo susurrando: Almuhamma Yamazarab, este es el hombre.
Encontré a Gaspar Llamazares, deshaciendo el petate que con tanto ahínco y tanta dedicación había preparado para su gira a Libia, donde Mu‘ammar el Gadafi le tenía prometida una suite en la jaima presidencial y un Corán de última generación con wifi.
- ¿Entonces…ya no vas, Almuhammá Yamazarab?
- Me vi cagá en los mengues de Bush padre, Bush hijo y Bush espíritusanto y en er carnavá de Cai, amén”. (Que como es bien sabido quiere decir: “Ansualá wan sualá”.
En fin que, como ví que todo el mundo estaba más loco que cien cabras pakistaníes, decidí irme pa er carnavá con er Yuyu, que ese sí que sabe de pinchitos morunos y cía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario